La Vaca, más viva que nunca.

La columna de Juan José Aranguren

Me preparé un café, y me senté en la computadora. Al comenzar a escribir esta columna, noté que las palabras no me fluían como yo hubiera querido. Estuve tres horas mirando el monitor, en blanco. Puse un par de discos. Me dejaba llevar por el ritmo y el swing de la voz, las bases, las entradas, los fundidos…Me distraje aún más. Así que, un poco desesperanzado, salí a caminar un poco. A las diez de la mañana de un viernes, mucha gente se sorprendió al verme allí, esperando el colectivo. Me subí al 707 en la calle José Ingenieros (Beccar) y me bajé en Avenida Santa Fé y Paraná. Un calor infernal,  pero a mi me importó muy poco, yo quería inspirarme. Me detuve en un quiosco de revistas. Vi la noticia del anuncio que habíamos hecho con el presidente Macri sobre Vaca Muerta en los diarios. Me resultaba incómodo verme en las noticias, es raro verse en la tele o mirarse en las fotos. Uno nunca está conforme con la imagen que ve de si mismo. Luego, consideré sentarme en una plaza, y así lo hice. Veía la gente corriendo, paseando perritos, tomando mate, andando en patines. Nada parecía afectar demasiado la vida cotidiana de las personas comunes y corrientes. La vida me pasaba por al lado, niños corriendo, en bicicletas. Quién sabe si escondidos por ahí, tratando de camuflarse, no estaban también los pungas del Obelisco o los manteros de Once. En fin, en un ataque de filosofía extrema, fantaseé con el hecho de cambiarle los nombres a las cosas. Por ejemplo, ¿por qué la Casa Rosada no se puede llamar “Casa Yrigoyen” o ·”Casa del Estado”? Al recordar lo que había leído en los diarios más temprano, me quedé pensando en Vaca Muerta. Que nombre más pesimista y aburrido. Un lugar que lleno de satisfacciones monetarias y alegrías productivas, tiene un nombre que da pena. “Vaca Viva” pensé, haciendo una cómoda maniobra, sin embargo, otros nombres empezaron a surgir mientras tomaba una Coca Cola Zero. “Vaca Rica” polémico nombre, sobre todo para los veganos y los detractores de la carne vacuna…

Simplemente, dejé que mi mente se serenara con ese coro de pensamientos unilaterales. Quería que de una vez por todas, se me ocurriera algo para poder plasmar en esta columna. Mi mente estaba más viva que nunca, no paraba de pensar en la vida de esos niños, en cuántas horas habían pasado ahí, o el caso de las patinadoras, ¿Cuántas vueltas alrededor de la fuente habían dado? Salir un poco y cambiar de aire, me hizo pensar en que, La Vaca que yo daba por muerta, estaba más viva que nunca. Lo único que necesitaba, era un cambio de entorno.

2 comentarios sobre “La Vaca, más viva que nunca.

  1. Pingback: Revista Mandatario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s