El arte de vivir

captura Por Juan José Aranguren

Si, vivir es un arte. Empiezo con una frase que bien podría haber puesto al final de esta columna. ¿Por qué? porque creo que el lector debe plantearse por lo menos dos cuestiones (o más) antes de empezar a leer. Primera cuestión, el sentido de la vida. Segunda cuestión, nuestra fuerza motora, lo que nos da fuerzas y nos alienta a seguir levantándonos todas las mañanas a pesar de todo. Si bien, cada cual tiene sus propias iniciativas y sus razones o motivos personales, vivir siempre es motivo de crítica y sinsentido puro. Muchas de las cosas que hacemos, las hacemos a imagen y semejanza de algún estereotipo. Otras veces, actuamos sin tomar dimensión de lo que hacemos. ¿Acaso son algunas de nuestras acciones puramente inconscientes? Probablemente. Yo no soy un experto en análisis del comportamiento humano, pero no hay que saber mucho para poder hacer una evaluación acerca de las veces que hacemos cosas que luego no podemos explicar. Nuestra vida está llena de obstáculos y precipicios y cada uno tiene su método infalible (o no) para avanzar y seguir en juego. Aunque las piezas no se muevan mucho, en el juego de la vida no hay que prestar atención a la cantidad de veces que uno se mueve, sino más bien a cómo se mueve y porqué: Por los hijos, por los nietos, por un amor…En fin, nadie nos dice cómo caminar la ruta de la vida, en ningún libro está escrito lo que debe hacer un hombre para ser feliz. De ahí nace la comparación con el arte. Si bien el arte es estudiado y analizado, se recurre a la falacia de querer encontrarle sentido a las obras todo el tiempo. Muchos pretenden hacer de su vida una obra. Después de todo, el artista es alguien a quien no le importa en lo más mínimo tener un criterio que le guste al público en general. El artista (el verdadero artista) toma el pincel sin saber lo que hará, desconociendo cómo se va a desenvolver una vez que las primeras pinceladas se vuelquen al lienzo y cómo va a impactar en el receptor. Como un buen armador, va construyendo la imagen a medida que se vuelcan los colores en el lienzo y a veces, aunque esté todo pensado de antemano, siempre surgen momentos de espontaneidad a partir de vacíos que hacen que la obra de un giro copernicano.

Así también es la vida misma. Uno piensa que todo es rutinario, triste y aburrido: estudiar, trabajar, casarse, tener hijos, comprarse un auto, vender acciones. Pero no, hay cosas que superan la capacidad que tiene uno de poder premeditar y accionar. Me resigno a creer que en este país la gente pueda pensar algún día que, los que somos gobierno, también cometemos errores. Estas equivocaciones, sólo son equivocaciones cuando saltan a la realidad, que es aún más compleja que cualquier escenario imaginario tratado y analizado con anterioridad a la puesta en marcha de cualquier proyecto. Ante esta situación algunos improvisarán y pintarán un lienzo nuevo. Otros, podrán hacer omisión del error y pasarlo por alto.

Pienso que la vida es un arte. Un arte que nadie puede definir, un arte que nadie puede estudiar ni analizar, es un arte inesperado. Un arte que nadie reconoce como tal. Cada uno hace con su vida lo que quiere y lo que puede, porque no todos los pintores son artistas y no todo lo que se pinta es arte. Pero… ¿Quién soy yo para decidir qué es arte y qué no lo es?

3 comentarios sobre “El arte de vivir

  1. Sr. Ministro:
    Me gusto leerlo. Creo que es bueno que se acerque a la gente escribiendo, mostrandose humano y falible. Es importante que todos nos saquemos la idea de la cabeza de que el resultado es mas importante que el proceso. Se puede ser una persona super instruida y preparada, como es su caso, y no tener un exito inmediato, como, encima, los argentinos reclamamos… Estoy seguro que son tantas las variables a considerar a la hora de manejar en un país, que sin un “golpecito de suerte”, es muy difícil lograr lo que se busca.
    Estamos acostumbrados (mal) a evaluar por resultados, a ignorar los procesos, a no darle valor a las instituciones (a veces, una persona física en si misma), y la peor tragedia que hemos vivido como sociedad, a pensar que las cosas deben darsenos, por derecho, sin costo, o a un costo ínfimo.
    No tengo idea el nivel de complejidad que maneja en su actividad, pero sea cual fuera, solo quisiera que encuentre cada día la motivación de dar lo mejor de ud mismo para lograr revertir la situación en la que estamos, y se pueda sentir orgullo de su gestión, de su paso por este gobierno.
    Resumiendo, gracias por su esfuerzo y compromiso, continué por el cambio necesario, tenga en mente a todos los interesados, elimine la corrupción, optimice la productividad en todo el proceso y, sobre todo, tenga éxito en la tarea que tiene encomendada.

    Cordialmente

    Marcelo Fusco

    Me gusta

  2. Sr ministro creo que los políticos más que caerle bien al pueblo deben hacerle bien, por ello predestinar el futuro de un país a la mano de la improvisación como lo hace un artista es bastante arriesgado teniendo en cuenta que la metodología y las responsabilidades son diferentes. En toda política debe haber planificación pero ya que toma el tema, sī hay un denominador común entre ambas realidades y es el INGENIO, Sin menospreciar las diversas variables de nuestra actual situación de país.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s