No soy Perfecto

por Juan José Aranguren

Vivimos en un mundo viciado por el consumo y la inmediatez. Vivimos en un mundo que no tiene tiempo para darle un beso en la frente a los hijos, o no puede ir a jugar al fútbol con los amigos el sábado. Un mundo rodeado de imperfecciones, un mundo en el que tenemos que ser parte, porque sino no podemos ser felices. Un mundo en el que salir a tomar aire, calmarse, despejarse, cuesta muchísimo. No soy perfecto. Cometo errores como todos los seres humanos. Sin embargo, pienso que fui insultado y calumniado de manera injusta. ¿Quién se imaginaría que nos íbamos a equivocar tan feo con el aumento de tarifas? Nadie en verdad. Todos saben todo, todos son genios y expertos opinadores. Pero ninguno sabe lo que implica tomar decisiones y ponerse en el lugar del otro. Ese es el problema de nuestra sociedad: nadie se pone en el lugar del otro. Se habla desde la visión personal y no se contempla lo que digan los demás. Así nos acostumbramos a vivir durante mucho tiempo y creo que ya es hora de que algo cambie. Se me ha prejuzgado y sobre mí cayó todo el peso de la opinión pública, pero ¿saben qué? lo acepto. Acepto el error, corrijo y sigo adelante. Porque así es como se solucionan los problemas. Ojalá sepan entender.

 

Marcos Peña: “No me gusta Maramá”

En una entrevista que le hicimos al Jefe de Gabinete Marcos Peña, nos expresó su malestar en torno a la banda que es furor entre los jóvenes.

“No me gusta Maramá. Pienso que es un fenómeno de consumo masivo que surge desde lo más bajo y mediocre de la música. Nace como una manera distinta de expresarse y de sentir. La cumbia ha sufrido muchas transformaciones para peor. Pienso que la Argentina es un país libre en donde todos podemos hacer música y generar nuestro propio contenido, pero al ponernos a analizar las letras de las canciones: ¿Realmente queremos que nuestros hijos escuchen canciones que instan al coqueteo y a la promiscuidad en un boliche bailable? ¿Queremos que nuestros pibes se críen creyendo que la única manera de conquistar el corazón de una dama es dándole alcohol para que se vuelva un ser vulnerable perdiendo así el sentido y la consciencia? De ninguna manera. En ese sentido creemos que lo mejor es poner unos temas de José Larralde o del Chano, como para compensar. Es más complejo.”